Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2009

Grotesco Gürtel

Estaba pensando escribir un artículo sobre las varias cosas grotescas del auto de 67 folios del Tribunal Superior de Valencia sobre Camps cuando mi buen amigo el profesor Joan Queralt me manda un gran artículo en el que, con brevedad y precisión, explica perfectamente lo que cualquier jurista puede opinar sobre el auto si se esfuerza por leerlo sin anteojeras partidistas. Así que me limito a copiarlo, no sin agregar que lo grotesco aparece de nuevo en los estrambotes de nuestros dos grandes partidos: por un lado el PP exigiendo que se presenten excusas, pero prohibiendo todos sus líderes que se le hagan preguntas, no vaya a ser que se le atraganten, y por otro lado la Vicepresidenta del Gobierno anunciando en Costa Rica que la Fiscalía va a recurrir el auto y luego justificando de forma inverosímil en Paraguay por qué lo anunció. “Joder que tropa” dijo el Conde de Romanones ante el comportamiento de los académicos y Mariano Rajoy ha repetido un par de veces. Pero ahora no es la tropa …

Desafortunada declaración

El Rey: 'Hay que darles en la cabeza y combatirlos hasta acabar con ellos'.

Las palabras del Rey pronunciadas hoy a su llegada a Palma, motivadas por el cobarde asesinado de dos guardadias civiles, reflejan la indignación por esas muertes injustas. Pero no son especialmente afortunadas pues lo de darles en la cabeza parece trasmitir una voluntad de luchar contra los terroristas que no acaba de encajar en el Estado de Derecho: el combate contra los terroristas se realiza deteniéndolos y poniéndolos a disposición judicial para que tengan un juicio justo. No dandoles en la cabeza. Por mucho que sea una frase metafórica, no es acertada en un país en el que no han faltado los casos en los que se les ha dado literalmente en la cabeza a los terroristas.
Así que en este caso me parece plenamente aplicable al Rey, normalmente un "gran profesional", la frase que Horacio le dedicó a los errores en la Iliada: alguna vez se duerme el gran Homero.