Ir al contenido principal

LA DISOLUCIÓN ANTICIPADA DE AYUSO

Artículo publicado en El PAÍS el  jueves 11 de marzo de 2021 


            
Entrar en un embrollo jurídico pantanoso como la disolución anticipada de la Asamblea de Madrid exige al jurista que lo intente varias prevenciones psicológicas. La primera es no dejarse llevar por la opinión que como ciudadano le merece la decisión que vaya a analizar; así, por ejemplo, personalmente me parece un disparate convocar elecciones en medio de una pandemia y estando vigente un estado de alarma. Además, para elegir una nueva Asamblea cuya legislatura solo alcanzará hasta mayo de 2023. La segunda prevención es no dejarse llevar por la opinión que tengan los partidos sobre el asunto, que lógicamente estará más basada en criterios de oportunidad política y electoral que jurídicos. Opinión que, además, puede ser completamente contraria a la que mantuvieron antes sobre el mismo asunto. Así el PSOE, que en mayo de 2018 estuvo diciéndole a Rajoy que convocara elecciones hasta prácticamente el minuto previo a votar la moción de censura, ahora tiene claro que Ayuso no puede disolver la Asamblea.

            Hechas esas prevenciones, ya puede uno leer el artículo 21.2 del Estatuto de la Comunidad de Madrid: “El Presidente no podrá acordar la disolución de la Asamblea cuando se encuentre en tramitación una moción de censura”. El precepto se trata de una cautela: evitar que un gobierno torticero aborte la moción con una sorpresiva convocatoria electoral. La situación en Madrid del miércoles 10 de marzo está lejos de responder a esa dinámica, más bien al revés: tras cumplir el trámite de celebrar un Consejo de Gobierno, la presidenta firmó a las doce de la mañana el decreto de disolución y una hora después se presentaron sendas mociones de censura. Al ser posteriores, y sin estar previamente anunciadas, la conclusión lógica es que se trata de una maniobra para evitar las elecciones anticipadas. La calificación técnica que merece esa actitud es la de abuso de Derecho y la Mesa de la Asamblea hubiera actuado impecablemente desde un punto de vista jurídico si no las hubiera admitido a trámite, por mucho que el Decreto de disolución todavía no se hubiera publicado, tal y como el Tribunal Constitucional nos enseñó que debía de haber hecho la Mesa del Parlamento catalán con propuestas manifiestamente inconstitucionales.

            Sin embargo, la Mesa no ha actuado así; sino que reunida de urgencia a primeras horas de la tarde ha admitido las mociones con los votos favorables de PSOE y Ciudadanos. Por lo que sabemos, lo ha hecho porque “no tienen conocimiento formal de la convocatoria electoral”.  El razonamiento es verdaderamente endeble, sin necesidad de entrar a discutir si había llegado o no una carta del Gobierno: no se puede mantener esa actitud formalista porque los hechos notorios no necesitan prueba. En el fondo, la postura de la Mesa implica que como el decreto no está publicado en el Boletín Oficial no es vinculante, siguiendo así ad pedem literae lo que ordena el artículo 42 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General. Sin embargo, esta interpretación -la habitual en el ordenamiento jurídico- no se puede mantener en este caso concreto porque eso supondría que la oposición siempre podría paralizar la convocatoria de unas elecciones anticipadas: como desde la firma del decreto hasta su publicación siempre pasan unas cuantas horas (normalmente de un día a otro), le bastaría presentar una moción para enervar la voluntad del Ejecutivo y paralizar las elecciones. Donde el Estatuto (o la Constitución) escribe que la disolución anticipada le corresponde al Presidente “bajo su exclusiva responsabilidad”, nosotros leeríamos “siempre y cuando la oposición no se lo impida presentando una moción de censura”. Lógicamente, se trata de una interpretación absurda, prohibida en Derecho. Dicho con tecnicismo latino: ab absurdum nemo tenetur.  Por tanto, Ayuso tiene la razón jurídica, por muy irresponsable que a algunos ciudadanos nos pueda parecer su decisión.

 


Comentarios

Entradas más leídas

FARMACIAS INTOCABLES

Artículo publicado en EL OBSERVATORIO de los nueve periódicos del Grupo Joly el domingo 5 de abril de 2009. Por fin llega una semana con buenas noticias económicas: el G-20 ha logrado un acuerdo espectacular para luchar contra la recesión mundial con 745.000 millones de euros; el Gobierno español interviene la Caja de Castilla la Mancha y, con un simple aval de 9.000 millones de euros, su millón de impositores podrán estar tranquilos pues saben que tocan a 9.000 euros por cabeza; el paro únicamente ha crecido en 123.543 personas, el menor incremento en los últimos seis meses, según el Ministerio de Trabajo, que no es cosa de hacer la comparación de forma anual y concluir justo lo contrario. Por todo ello, no es extraño que haya pasado casi inadvertido el proyecto de ley sobre el libre acceso a actividades de servicios y su ejercicio. Este audaz proyecto del Gobierno, en cumplimiento de la Directiva de servicios de la Unión Europea, supone la modificación de 46 leyes estatales y s

LOS DERECHOS ADQUIRIDOS DE LOS FUNCIONARIOS

Artículo publicado en El Diario de Cádiz y los otros ocho periódicos del Grupo Joly el 18 de agosto de 2010.     Entre tanta noticia jurídica de primera magnitud apenas ha tenido cabida en los medios de comunicación que la Audiencia Nacional ha admitido a trámite el recurso interpuesto por Comisiones Obreras contra el recorte salarial de los empleados públicos, que la central sindical considera una “confiscación” prohibida por la Constitución. Es más, en la vorágine informativa no pocos periódicos que han dado la noticia la han contado de tal forma que parecía que lo recurrido era el Decreto-ley  8/2010, cuando en realidad era la Resolución de 25 de mayo de 2010, de la Secretaría de Estado de Hacienda y Presupuestos, por la que se dictan instrucciones en relación con las nóminas del personal funcionario de la Administración General del Estado. En el fondo, no están faltos de razón: cómo la Resolución se basa en el Decreto-ley, los argumentos contra la Resolución serán en realidad ca

La inquina de un juez

Artículo publicado en el Diario de Cádiz y los otros ocho periódicos del Gupo Joly, domingo, 7 de septiembre de 2008. VERSIÓN COMPLETA, la abreviada puede consultarse en: Granada Hoy El gran Jeremías Bentham teorizó en el siglo XIX sobre las dos perspectivas que puede adoptar el jurista en relación con la ley, la del expositor que cuenta lo que la ley dice y la del censor que señala sus fallos y propone su reforma. Desde que aprendemos en primero de carrera esta elemental diferencia, casi todos los juristas en activo adoptamos siempre que podemos la muy elegante segunda perspectiva, criticando con pasión los muchos y muy deficientes errores de nuestras leyes. Así, el Código Penal “de la democracia” ha sido tan vapuleado por la doctrina que he tenido ocasión de asistir a una brillante conferencia de uno de sus propios padres intelectuales cuyo tema central no era otro que... criticar el nuevo Código. Por eso, no es extraño que desde su aprobación en 1995 el Código Penal lleve ya ve