Ir al contenido principal

INMUNIDAD NO SIGNIFICA IMPUNIDAD


Artículo publicado en EL ESPAÑOL  el 19 de diciembre de 2019




            “Lucilinburhuc locuta, causa finita est” podríamos decir aplicando a la sede del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) la famosa frase de San Agustín. Así que ya no cabe discutir mucho sobre si es conforme con el Derecho Europeo la exigencia del artículo 224 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG) de prometer o jurar la Constitución para que un “candidato electo” se transforme en un “Diputado del Parlamento Europeo” (como pensaban el Tribunal Supremo, el Gobierno Español, el Parlamento Europeo y la Comisión). Tampoco si el Tribunal Supremo debería de haberse abstenido de presentar la cuestión prejudicial (postura del Fiscal y del Abogado del Estado) que le solicitó Oriol Junqueras. Y mucho menos, si el propio Supremo debería de haber retirado la cuestión una vez que el 14 de octubre dictó la sentencia de condena, como el propio Abogado General comentaba en su dictamen.

Ahora debemos de reflexionar sobre los efectos de esta sentencia que establece, de forma indubitada, que se adquiere la condición de eurodiputado en el momento de la proclamación de los resultados oficiales, sin supeditarla a un requisito posterior. Es decir que Junqueras y, por extensión, todos los demás electos, comenzaron a disfrutar de la prerrogativa de inmunidad el 13 de junio de 2019 cuando la Junta Electoral Central dictó su “Acuerdo por el que se procede a la proclamación de Diputados electos al Parlamento Europeo en las elecciones celebradas el 26 de mayo de 2019".

            El primer efecto que cabe pensar de esta sentencia es si anula todo el juicio del procés y obliga a repetirlo, previa la petición al Parlamento Europeo de que suspenda la inmunidad de Junqueras, tal y como ha pedido ERC. Esta, me parece, que es la gran duda que debe resolver ahora nuestro Tribunal Supremo y, en mi opinión, la respuesta debe ser no porque, como el propio Abogado General señalaba en su dictamen, la cuestión prejudicial se presentó sobre una decisión incidental (si Junqueras debería de salir de la prisión provisional para tomar posesión del cargo de eurodiputado) y no sobre si podía ser juzgado o no. 

El propio TJUE se niega a tener en cuenta la sentencia del Supremo español para resolver el caso. Por eso, Junqueras está bien juzgado y bien condenado en la sentencia de 17 de octubre, aunque el Supremo debería haber tomado otra resolución cuando en su auto de 14 de junio de 2019 le denegó la salida. Conclusión que se refuerza si recordamos que el Tribunal Supremo dejó visto para sentencia el juicio el 12 de junio, un día antes de que Junqueras adquiriera la condición de eurodiputado.

            Trascendiendo del caso concreto, cabe preguntarse ahora para qué sirve el juramento de la Constitución Española que exige la LOREG a los eurodiputados. El Abogado General no tiene muy claro si ese requisito es compatible con el Tratado de la Unión porque este declara que “el Parlamento Europeo estará compuesto por representantes de los ciudadanos de la Unión”, pero prefiere no contestar porque la cuestión era irrelevante para el caso. Visto así, no parece lógico exigirle a un representante de la Unión el juramento de un texto nacional.

Pero incluso considerando que se puede mantener el juramento, no soy capaz de verle utilidad: si como establece la sentencia del TJUE, los electos son eurodiputados desde el momento de la proclamación y solo por eso ya pueden viajar a Estrasburgo para la sesión constitutiva del Parlamento y realizar los trámites que le exige el Derecho europeo, mejor será que vayamos pensando en derogar el artículo 224.2 de la LOREG y nos evitemos nuevos conflictos jurídicos. Veamos la parte positiva de esta derogación: ya no discutiremos sobre la validez de los imaginativos juramentos que algunas de sus señorías usaron el pasado mes de junio ante la Junta Electoral Central.

            Volviendo a los efectos concretos, la siguiente pregunta atañe a la situación de Carles Puigdemont y Antoni Comín, también proclamados electos y cuyos escaños fueron posteriormente declarados vacantes por la Junta Electoral Central. A mi juicio, llevan toda la razón cuando tuitean que se les debe de considerar europarlamentarios con su prerrogativa de inmunidad. Por tanto, la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo deberá de pedir el suplicatorio correspondiente. Pero, en contra de lo que parecen pensar estos dos políticos fugados, el Mundo no se acaba aquí: una vez que se presente el suplicatorio lo previsible jurídicamente es que el Parlamento Europeo lo conceda porque la inmunidad no es una patente de corso para que los europarlamentarios queden exentos de ser juzgados, sino un mecanismo de defensa colectiva frente a eventuales injerencias arbitrarias que pretendan alterar la composición de la Cámara, finalidad completamente excluida en este caso. Y ello se demuestra simplemente recordando que tanto los hechos que se le imputan como el auto de procesamiento de 21 marzo de 2018 son muy anteriores a su proclamación como electos. Por no recordar que si sus escaños quedaran vacantes, el sistema electoral español hace que sus sustitutos sean personas de su misma ideología.  

            En fin, si el Europarlamento concede el suplicatorio entonces creo que se producirá el paradójico efecto de hacer mucho más difícil que la Justicia belga se oponga a las euroórdenes de Llaneras. El triunfo de hoy puede ser el fracaso de mañana. Así que frente a la euforia de los indepes por la sentencia es conveniente recordar el consejo del caballero Durandarte a Don Quijote: paciencia y a barajar.



Comentarios

Entradas más leídas

FARMACIAS INTOCABLES

Artículo publicado en EL OBSERVATORIO de los nueve periódicos del Grupo Joly el domingo 5 de abril de 2009.

Por fin llega una semana con buenas noticias económicas: el G-20 ha logrado un acuerdo espectacular para luchar contra la recesión mundial con 745.000 millones de euros; el Gobierno español interviene la Caja de Castilla la Mancha y, con un simple aval de 9.000 millones de euros, su millón de impositores podrán estar tranquilos pues saben que tocan a 9.000 euros por cabeza; el paro únicamente ha crecido en 123.543 personas, el menor incremento en los últimos seis meses, según el Ministerio de Trabajo, que no es cosa de hacer la comparación de forma anual y concluir justo lo contrario. Por todo ello, no es extraño que haya pasado casi inadvertido el proyecto de ley sobre el libre acceso a actividades de servicios y su ejercicio. Este audaz proyecto del Gobierno, en cumplimiento de la Directiva de servicios de la Unión Europea, supone la modificación de 46 leyes estatales y se…

LOS DERECHOS ADQUIRIDOS DE LOS FUNCIONARIOS

Artículo publicado en El Diario de Cádiz y los otros ocho periódicos del Grupo Joly el 18 de agosto de 2010.

    Entre tanta noticia jurídica de primera magnitud apenas ha tenido cabida en los medios de comunicación que la Audiencia Nacional ha admitido a trámite el recurso interpuesto por Comisiones Obreras contra el recorte salarial de los empleados públicos, que la central sindical considera una “confiscación” prohibida por la Constitución. Es más, en la vorágine informativa no pocos periódicos que han dado la noticia la han contado de tal forma que parecía que lo recurrido era el Decreto-ley  8/2010, cuando en realidad era la Resolución de 25 de mayo de 2010, de la Secretaría de Estado de Hacienda y Presupuestos, por la que se dictan instrucciones en relación con las nóminas del personal funcionario de la Administración General del Estado. En el fondo, no están faltos de razón: cómo la Resolución se basa en el Decreto-ley, los argumentos contra la Resolución serán en realidad casi…

La inquina de un juez

Artículo publicado en el Diario de Cádiz y los otros ocho periódicos del Gupo Joly, domingo, 7 de septiembre de 2008. VERSIÓN COMPLETA, la abreviada puede consultarse en: Granada Hoy

El gran Jeremías Bentham teorizó en el siglo XIX sobre las dos perspectivas que puede adoptar el jurista en relación con la ley, la del expositor que cuenta lo que la ley dice y la del censor que señala sus fallos y propone su reforma. Desde que aprendemos en primero de carrera esta elemental diferencia, casi todos los juristas en activo adoptamos siempre que podemos la muy elegante segunda perspectiva, criticando con pasión los muchos y muy deficientes errores de nuestras leyes. Así, el Código Penal “de la democracia” ha sido tan vapuleado por la doctrina que he tenido ocasión de asistir a una brillante conferencia de uno de sus propios padres intelectuales cuyo tema central no era otro que... criticar el nuevo Código.

Por eso, no es extraño que desde su aprobación en 1995 el Código Penal lleve ya veinti…