Ir al contenido principal

¡ABAJO LAS CADENAS, VIVA LA CONSTITUCIÓN!

Artículo publicado el 12 de enero de 2020 en el Granada Hoy y los otros ocho periódicos del Grupo Joly.

!

            “España está viviendo a merced de un poder arbitrario y absoluto, ejercido sin el menor respeto a las leyes fundamentales de la Nación”.  El texto parece muy actual, una de las típicas frases exageradas que recorren las redes sociales para calificar a un Gobierno que cambia con cierta frecuencia de opinión, como señalar un día  que es imposible hacer  transferencias a cuenta del presupuesto de 2019 a las Comunidades Autónomas y otro afirmar que son legalmente posibles, sin que todavía nos haya explicado los argumentos jurídicos de ambas opciones;  o mantener en noviembre que la subida de las pensiones estaba garantizada y terminar el año diciendo que eso no puede hacerlo un Gobierno en funciones.

            Pero no, la frase no es moderna, sino que acaba de cumplir 200 años: la pronunció el coronel Rafael del Riego en Las Cabezas de San Juan a las ocho de la mañana del 1 de enero de 1820 dirigiéndose a las tropas embarcadas para América como parte de un manifiesto liberal para restaurar la Pepa, la Constitución promulgada en Cádiz el 19 de marzo de 1812 y derogada por Fernando VII el 4 de mayo de 1814. El Pronunciamiento de Riego fue un chispazo que prendió en otras fuerzas militares y acabó forzando al Rey a jurar la Constitución gaditana el 10 de marzo de 1820 con su famoso “Marchemos francamente, y yo el primero, por la senda constitucional; y mostrando á la Europa un modelo de sabiduría, orden y perfecta moderación en una crisis que en otras naciones ha sido acompañada de lágrimas y desgracias”.

            El trienio liberal que así comenzó no fue especialmente brillante pues no se logró cumplir el ambicioso programa reformista de la Constitución de Cádiz: se consumó la independencia de la gran mayoría de territorios americanos  (a pesar de que el artículo 1 de la Constitución afirmaba que “La nación española es la reunión de los españoles de ambos hemisferios”); no se logró la abolición de los señoríos (a pesar de que se declaró en vigor el decreto de 1811 por el que se suprimían); la reforma de la Administración se vio dificultada por la falta de fondos, incluso por un empréstito ruinoso que supuso la quiebra de la Hacienda Pública y agudizó una crisis económica. Los Cien mil hijos de San Luis acabaron fácilmente con un régimen liberal que no estuvo a la altura de la oportunidad histórica que se le presentaba y que no consiguió suficiente apoyo popular, como supo narrar muy bien Benito Pérez Galdós en La Fontana de Oro, el café en el que se reunía la sociedad patriótica “Amigos del Orden” compuesta por liberales exaltados: la división entre estos y los liberales doceañistas, la constante conspiración de Fernando VII y sus partidarios, la impotencia de los Gobiernos liberales, etc., todo queda perfectamente reflejado en la obra de Pérez Galdós que, desde su perspectiva liberal, juzgó con gran dureza el trienio.

            Quizás por todo ello, ni el Estado ni la Junta de Andalucía han organizado actos para conmemorar el bicentenario del Pronunciamiento y solo una asociación cultural de Las Cabezas de San Juan se esfuerza por mantener viva su memoria. Sin embargo, este levantamiento liberal -y el triste y trágico final de Riego - no fue en vano porque, a pesar de su fracaso momentáneo, el Trienio sirvió para plantar definitivamente la semilla de la libertad (aprobó el Código Penal de 1822, base de todos los demás), la separación de poderes y el Gobierno parlamentario, que terminaría germinando en la magnífica constitución de 1837, ejemplo de cómo los liberales aprendieron de sus errores y supieron unirse para enterrar el Estado Absoluto y conseguir una constitución pactada.  Esta alianza entre las dos facciones liberales, los moderados y los progresistas consiguió la revolución liberal tanto en el aspecto político del Estado de Derecho como en el social de la abolición de los señoríos.   

            Y esta es la gran lección que deberíamos de recordar doscientos años después: las diferencias entre los constitucionalistas son siempre secundarias y menores cuando se comparan con aquéllas que los separan de los enemigos de la libertad, y cualquier alianza con ellos de una facción de los constitucionalistas puede ser muy perjudicial para la supervivencia de la Constitución. Don Benito lo simbolizó perfectamente al contarnos que el club patriótico de los progresistas acabó controlado por un absolutista. Esperemos que en estos tiempos difíciles de 2020 no suceda nada igual.

Comentarios

Entradas más leídas

FARMACIAS INTOCABLES

Artículo publicado en EL OBSERVATORIO de los nueve periódicos del Grupo Joly el domingo 5 de abril de 2009.

Por fin llega una semana con buenas noticias económicas: el G-20 ha logrado un acuerdo espectacular para luchar contra la recesión mundial con 745.000 millones de euros; el Gobierno español interviene la Caja de Castilla la Mancha y, con un simple aval de 9.000 millones de euros, su millón de impositores podrán estar tranquilos pues saben que tocan a 9.000 euros por cabeza; el paro únicamente ha crecido en 123.543 personas, el menor incremento en los últimos seis meses, según el Ministerio de Trabajo, que no es cosa de hacer la comparación de forma anual y concluir justo lo contrario. Por todo ello, no es extraño que haya pasado casi inadvertido el proyecto de ley sobre el libre acceso a actividades de servicios y su ejercicio. Este audaz proyecto del Gobierno, en cumplimiento de la Directiva de servicios de la Unión Europea, supone la modificación de 46 leyes estatales y se…

LOS DERECHOS ADQUIRIDOS DE LOS FUNCIONARIOS

Artículo publicado en El Diario de Cádiz y los otros ocho periódicos del Grupo Joly el 18 de agosto de 2010.

    Entre tanta noticia jurídica de primera magnitud apenas ha tenido cabida en los medios de comunicación que la Audiencia Nacional ha admitido a trámite el recurso interpuesto por Comisiones Obreras contra el recorte salarial de los empleados públicos, que la central sindical considera una “confiscación” prohibida por la Constitución. Es más, en la vorágine informativa no pocos periódicos que han dado la noticia la han contado de tal forma que parecía que lo recurrido era el Decreto-ley  8/2010, cuando en realidad era la Resolución de 25 de mayo de 2010, de la Secretaría de Estado de Hacienda y Presupuestos, por la que se dictan instrucciones en relación con las nóminas del personal funcionario de la Administración General del Estado. En el fondo, no están faltos de razón: cómo la Resolución se basa en el Decreto-ley, los argumentos contra la Resolución serán en realidad casi…

La inquina de un juez

Artículo publicado en el Diario de Cádiz y los otros ocho periódicos del Gupo Joly, domingo, 7 de septiembre de 2008. VERSIÓN COMPLETA, la abreviada puede consultarse en: Granada Hoy

El gran Jeremías Bentham teorizó en el siglo XIX sobre las dos perspectivas que puede adoptar el jurista en relación con la ley, la del expositor que cuenta lo que la ley dice y la del censor que señala sus fallos y propone su reforma. Desde que aprendemos en primero de carrera esta elemental diferencia, casi todos los juristas en activo adoptamos siempre que podemos la muy elegante segunda perspectiva, criticando con pasión los muchos y muy deficientes errores de nuestras leyes. Así, el Código Penal “de la democracia” ha sido tan vapuleado por la doctrina que he tenido ocasión de asistir a una brillante conferencia de uno de sus propios padres intelectuales cuyo tema central no era otro que... criticar el nuevo Código.

Por eso, no es extraño que desde su aprobación en 1995 el Código Penal lleve ya veinti…